Entrevista descubierta

 

En pocas preguntas les proponemos descubrir un poco más sobre el artista, pero también sobre el hombre que se esconde detrás de su obra.
Salimos al encuentro de Stéphane Catalano…

– ¿Si sólo pudiera elegir una palabra para definirle?
¡La Autenticidad!

– ¿Cuáles son sus pintores favoritos?
Salvador Dali, Gustav Klimt.

– ¿Cuáles son los países y/o lugares que le inspiran?
Los países como Francia, Italia, España o la India son para mí una fuente de inspiración, que me animan a viajar lo más posible para abrirme al mundo, al otro.
Los lugares de la vida cotidiana pueden también ser muy inspiradores (¡a pesar de su lado trivial!). De este modo, el avión, el tren, los automóviles en movimiento son también lugares donde paso el tiempo mirando lo que me rodea.

– ¿Dónde crea? ¿En qué lugar trabaja?
¡Creo por todas partes! Mi proceso creativo es, al final, muy simple. Empiezo por plasmar mis ideas en papel y, después, trabajo poco a poco hasta finalizarlas y conseguir el resultado que tenía en la cabeza. Todos mis cuadros están hechos en casa, en mi taller.

– ¿Cuál es, para usted, el momento más propicio para la creación?
¡De viaje, indudablemente! El cambio de entorno y los encuentros son un verdadero motor que me permite crear.

– ¿Cuánto tiempo es necesario para realizar un cuadro?
Hago varios cuadros al mismo tiempo ¡porque un diseño, generalmente, llama a otro! En general trabajo por tema o serie, así que es bastante difícil cuantificar el tiempo global de realización de un cuadro (entre el esquema, sus transformaciones y su realización). Generalmente se trata de un trabajo de varias semanas.

– ¿Cuáles son sus ambiciones como artista?
Soy un ser libre e intento mantener esta motivación siempre presente. Lo que deseo es hacer un arte diferente, enviar mensajes. El hecho de crear puede, a veces, parecer egoísta cuando el artista debe todo a su creación al final; lo que guardo en mente en ese momento son las emociones y la felicidad que van a aportar mis cuadros a quienes los descubran y, por supuesto, a sus compradores… ¡O al menos eso espero!

– ¿Qué es lo que le llega, lo que le conmueve en el arte?
La originalidad, la luz que surge de la obra, en sentido propio y figurado, lo que despierta mi consciencia, lo que suscita mi curiosidad y mi admiración. En definitiva, los sentimientos que intento humildemente transmitir a través de mis cuadros.